Lifting Facial

Lifting Facial

Revertir y frenar el proceso de envejecimiento facial

Los cambios que se producen en la cara durante el envejecimiento son complejos y afectan a diversas estructuras como la piel : menos producción de colágeno y ácido hialurónico ; el tejido graso : atrofia ;  los músculos : atonía  ; y los huesos faciales : resorción ósea ; además de los ligamentos de suspensión : flacidez.

La coexistencia de otros factores como el hábito de fumar, exceso de toma de rayos solares, o padecer largas enfermedades, etc.  aceleran dicho proceso de envejecimiento y vemos como la juventud y el equilibrio de antaño van desapareciendo antes de lo deseado.

El lifting facial es un procedimiento encaminado a revertir y frenar el proceso de envejecimiento, lo cual nos va a permitir reencontrarnos con nosotros mismos, con la juventud, la fuerza y armonía perdida.

TÉCNICA

Existen diversas técnicas quirúrgicas para el tratamiento del envejecimiento facial. Tras un estudio morfológico minucioso le indicaremos qué tipo de intervención es la más conveniente de acuerdo con sus necesidades y expectativas.

Previa evaluación y completo estudio preoperatorio, la intervención se puede realizar de forma ambulatoria o en ambiente hospitalario, bajo anestesia local o sedación o general.

La técnica consiste básicamente en retensionar las capas musculares y la piel de la cara. Primero  se elimina el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo, consiguiendo así un resultado inicial más natural y duradero a medio y largo plazo, y dejando unas cicatrices que quedan perfectamente disimuladas. En el mismo acto se procede a realizar una plicatura del sistema músculo-aponeurótico superficial de la cara o SMAS.

POSTOPERATORIO

Dependiendo del tipo de anestesia utilizada y de la extensión del lifting, el paciente se traslada inmediatamente a su domicilio o permanece ingresado durante 24 horas.
El postoperatorio no acostumbra a ser doloroso. Las molestias que generalmente aparecen suelen controlarse bien con analgésicos habituales. Los puntos de sutura comienzan a retirarse pasados los primeros siete días.

El periodo de baja social-laboral suele ser de una semana, las cicatrices suelen quedar disimuladas por el pelo y el hecho de obtener unos resultados naturales hace que no se note la intervención.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR